5 de octubre de 2011

Regreso.

Podría hablaros de un viaje fugaz a Madrid, de la que fue mi última noche conciertíl viendo a Sidonie y a Ariel Rot, del recientemente anunciado descanso de Pereza, de como ha sido el comienzo del curso y la vuelta a la rutina y a la noche santanderina o de que por fin ya soy una conductora en toda regla. Podría... podría contaros.

Y sin embargo, no me voy a esforzar demasiado, y os repito que le sigo echando de menos.


Y el tiempo sigue pasando, y todos en el fondo queremos aprovecharlo y lograr grandes cosas, o más bien, algo grande para nosotros. Y ya sabéis, cabezota hasta decir basta, queriendo lograr propósitos que seguramente diferirán de los del resto. No desistir, porque nunca se sabe cuando llegará nuestro momento. Allá vamos... proseguiremos con la búsqueda de la felicidad. De nuestra felicidad.

2 comentarios:

M Annie. dijo...

Me siento super identificada con tu blog, en serio. Me encanta :)
Un besito!
http://www.sicatorcevidasondosgatos.blogspot.com/

Saraiba dijo...

Es bonito perseguir sueños pero no obsesionarse con algo que jamás podrá ocurrir. Las ilusiones están hay como fuente de motivación no para esclavizarnos.