27 de diciembre de 2012

Ser.

Creo que es necesario para crecer como persona el aprender a ser crítico, y sobre todo serlo con nosotros mismos, que es lo que más cuesta. Mirar tu vida, mirar vidas ajenas, desde la objetividad y sin dejarse influenciar por agentes externos, procurar sacar algo en claro. No poner pegas o halagar sin fundamento alguno, sino intentando aprender, sacar conclusiones y crecer.

Tener unos principios, toda persona que se precie tiene que tener unos principios pero no de esos que se dicen con la boca pequeña y que quedan muy bien al presumir de ellos en público. Tienen que ser de esos que sin tener siquiera necesidad de mencionarlos la gente ya sabe que están ahí.

Supongo que será un debate interno habitual en la mayoría de la gente el qué poder hacer por mejorar, el qué tendrías que cambiar, qué es lo que notas que falla. Yo, como todos, tengo cosas que debería cambiar, y aunque no de todas de algunas creo ser consciente, y a ratos me gustaría ser otra persona completamente distinta pero otras veces piensas que tampoco es tan grave tener tus defectos y que tampoco haces ningún mal a nadie, puede que haya veces en que el único perjudicado seas tú y estés dispuesto a cargar con las consecuencias.

En toda las vidas hay acontecimientos que te descolocan y te hacen tener un enfoque totalmente diferente, igual sólo es cuestión de esperar que estos lleguen y todo se vea más calaro. Igual no es necesario preocuparse por cambiar sino esperar a que sea la vida quien te cambie. Pero hay que estar dispuesto a ello. Hay que estar abierto a lo que pueda venir.



Todos tenemos el mismo envoltorio, ahora tenemos que procurar que lo que nos diferencie a unos de otros sea lo que tenemos por dentro.

11 de diciembre de 2012

"Cada dos minutos".

Hola, ¿te acuerdas de cómo empezó todo? Si te soy franca yo no me acuerdo del todo bien, han pasado muchos años. Recuerdo que a mi me gustaba uno de tus mejores amigos, ese que nunca tuvo el más mínimo interés en mi y que me metió en un circulo en el que nunca habría debido entrar. Tú a veces parecías distinto, otras veces demasiado igual.

Eras de los que mandaban mensajes todas las noches y decían de quedar. Eras de esos a los que no les importaba cogerme de la mano por la calle aunque no fuésemos nada. Éramos de los que se veían en parques y fumaban maría a oscuras en desvanes. Eras de los que se preocupaban cuando me pasaba algo y de los que me acompañaban de noche a casa con el único interés de que no me sucediese nada.

También fuiste el que me la jugó. Por el que no lloré y sólo me enfadé. Fuiste el que me la pegó con otra(s) y yo me hice la tonta. ¡Qué decirte! Si no éramos nada. Alguna vez fuiste quien me salvó el culo. Otras veces por quien me quisieron partir la cara.

Y siempre me quedará la eterna duda de cómo y por qué acabó todo eso que nunca fue nada. Nos distanciamos, nos enfadamos, porque ninguno estaba dispuesto a ser quien diese más. Tú porque eras así. Yo porque me las quería dar de dura (o porque también era así quizás). Te supe dar donde dolía, te dolió y fuiste tú quien llamó. Te hice una pregunta a la que no supiste contestar, "¿te ha molestado por orgullo o porque te importo?". Lo intentamos solucionar, me fui y ya no volvimos a hablar.

Ayer sonó tu canción. La que me recordaba a ti. Y me han entrado ganas de saber algo de tu vida, aunque eso tú no lo sabrás y yo tampoco estoy dispuesta a preguntar.

2 de diciembre de 2012

Punto y aparte, una vez más.

La verdad es que ya no estoy tan mal, ya no trasnocho para beber sola en la cocina de casa mientras escribo tristezas varias. Ya no me salen las lágrimas ni me emociono en exceso viendo tus fotos. Ya no acabo sentada en la terraza de madrugada para que el frío sirva de anestesia para el alma. Ya no lo hago. Y me consuela pensar que posiblemente nunca más lo vuelva a hacer.

Aún siguen apareciendo personas que se esfuerzan en hacer conjeturas acerca de mi o mi vida, me resulta gracioso escuchar lo que puede pasar por la cabeza de la gente, algunos me abren los ojos, otros sólo sueltan estupideces, pero yo siempre escucho. Siempre. Es algo que no cuesta nada.

Mi vida. Mía. De nadie más.
Ya no estoy tan mal, aunque podría estar mejor.
Ya no estoy tan mal pero aún estaré mejor.

Punto y aparte, una vez más.

25 de noviembre de 2012

Absurdo.

"El problema no eres tú, soy yo", y nunca hubo una verdad más cierta. 

Y es absurdo quejarse por las situaciones que nosotros hemos acabado propiciando.
Y es absurdo quejarse cuando la culpa de todo es de nuestra indecisión.
Y es absurdo quejarse cuando no sabes salir del maldito papel que has estado tanto tiempo interpretando.
Y es absurdo quejarse cuando tú eres la única que tendría que cambiar y te cuesta tanto estar dispuesta.
Y es absurdo quejarse de la falta de afecto cuando tú eres la primera en marcar distancias.
Todo es demasiado absurdo.


16 de octubre de 2012

Jack.

Cuando Jack se vuelve tu mejor amigo y piensas que es el único que te podría sacar las cosas de dentro sigo siendo incapaz. Él espera. Mi cabeza da vueltas.


Me volveré a quedar paralizada sin saber que decir y bajando la mirada por miedo a cruzarme con la tuya, o peor aún, por miedo a que eso ni siquiera llegue a suceder. Me niego a que me vuelvas a volar la cabeza. Me niego.

10 de octubre de 2012

Dejar de morir.

Volverse a cerrar inconscientemente y que las dudas, inevitablemente, vuelvan a atacar. Y a veces piensas "podría estar bien" y otras te echas para atrás porque te ves incapaz. Y al fin y al cabo siempre fue el problema que uno mismo creó y por consiguiente el que sólo uno mismo puede solucionar. Y la vida sigue, y el mundo sigue girando...

Y a veces te pienso y me siento capaz de resistir, capaz de decirte adiós. Y hay momentos en los que es más fácil pensar así. Hay momentos en los que resulta más fácil cerrar puertas y dejar de morir un poco por ti, decirte "hasta la vista baby, sé feliz" y terminar con ese capítulo en el que siempre ocupé un papel secundario.

30 de septiembre de 2012

Siempre has estado dispuesto.

Siempre has estado dispuesto, pero nunca eras tú quien se acercaba. Siempre era yo quien andaba detrás de tus besos, besos que nunca has rechazado. No creo que sepas que me importas, tampoco he hecho nada por intentártelo demostrar; o quizás si pero no lo sepas.

Quiero que seas algo más, que estés más presente. Quiero no sentirme idiota cada vez que te escribo alguna tontería para poder retomar mínimamente el trato contigo. Quiero que te quieras y quiero quererte. Y te reías cuando te decía que quizás para la próxima vez que nos viésemos ya hubiera encontrado a alguien.

Quiero sentirte cerca. Que nos hablemos bajito, mirándonos a la cara, mientras estemos en la cama. Acurrucarme en ti. Quiero despertarme y sin abrir los ojos sonreír al saber que eres tu quien está a mi lado. Quiero dejar de imaginarte el resto de noches, en el resto de cuerpos. Quiero dejar constancia de que contigo las cosas me salen de dentro.

14 de septiembre de 2012

Resurrección.

Esto es algo así como: fin de una parte, una semana para desconectar y vuelta a empezar. No hay tiempo para más. Podría quejarme si no fuera porque una vocecita dentro de mi dice algo así como tú te lo guisas y tú te lo comes, así que ni derecho tienes para abrir la boca (o mover los dedos, en su defecto) para expresar la rabia que te puede llegar a producir esto.

No me quejo y procuro adoptar una postura de cierto optimismo al mirar hacia delante, y es que es en septiembre cuando empiezan los años y los nuevos propósitos más que en enero. Así que yo regreso a la vida y una lista en mi cabeza enumera las cosas en que hay que procurar cambiar. Ya va siendo hora de hacer las cosas bien.

¡Buenos días!


1. Circus Bar (Santander); 2. Some mornings; 3. Volviendo a la vida; 4. @kriispeke y @LasTeterasdeLui.


11 de agosto de 2012

Mentiras... ¿piadosas?

Creo que todos hemos deseado alguna vez que aquella persona que tenemos de forma permanente en nuestra cabeza tenga detalles con nosotros. Que nos diga algo bonito. Creo que es algo que tiene su lógica, a todos nos gusta fantasear. Fantasías en nuestra cabeza en las que un amor no correspondido si lo es. Besos y te quieros que en tus sueños se dicen desde dentro, de verdad. Hasta ahí todo es bonito, tu marcas el camino.

Pero... ¿alguna vez os habéis visto en la situación? En la situación de estar con esa persona de forma real, al despertar, abrazados en la cama y si... que pronuncie esas dos palabras, esas ocho letras que tanto deseabais, pero que suenen tan de mentira que no sepas cómo reaccionar. Que te quedes pálida y eches a reír por lo surreal de la situación y que no sepas ni dónde meterte, que mires al techo, te retuerzas y acabes escondiéndote debajo de las sábanas, para sorpresa de tu acompañante. Que si ya son de por si palabras que asusta escuchar más asusta el momento en que te las han dicho por decir. ¿Y tú qué respondes? ¿Cómo ha tenido los cojones de decirlo?, te preguntas, ¡¿Cómo?! ¿Cómo ha tenido tal facilidad para pronunciar esas dos palabras que yo hace años que no soy capaz de decir?

Y yo lo digo de veras, no me hacen falta cursilerías, ni palabras bonitas para quedar bien. Para eso ya me valgo yo sola echando mano de la imaginación, elaboro unos diálogos internos acojonantes. Pero ahora soy incapaz de borrar de mi cabeza ese "te quiero" dicho tan de mentira y sólo deseo que algún día sea dicho de verdad.

9 de agosto de 2012

Siempre lo mismo. Siempre así.


Me sé la teoría. Sé que te tengo que olvidar. Sé que hay cosas que pasan sin razón, y es absurdo empeñarse en buscar un sentido o un porqué que no existe. Sé que tú en ningún momento pretendiste hacerme daño, que lo que tuve que soportar fue sólo culpa mía, tú no tuviste nada que ver. Sé que te la suda lo que pueda pasarme o dejarme de pasar, que tal vez ni siquiera te acuerdes de mi o ni me reconozcas si nos volvemos a cruzar. Tú tan especial y yo sólo una mediocre más de tantas que se habrán cruzado por tu vida.

Y un par de años habían sido suficientes para aprender a llevar el asunto con un poco de calma. Dos años creía que habían sido suficientes. No mencionarte y por consiguiente desaparecer. Pero nunca te esperas cuando puede volver a aparecer, un solo instante, una sola letra pueden desatar el acabose, abrir la caja de pandora y causar estragos en mi vida. Y tú te vuelves a aparecer en sueños, y tu mirada es tan real como la vida misma, y sigue haciendo el daño que nunca dejó de hacer. Aunque sea un sueño se me sigue revolviendo todo por dentro, y yo, después de tanto entrenamiento sé que tengo que huir de ti, y escapo por esa puerta en la que pone “Salida de emergencia”, pero ya volvió a doler y ya volvió a colarse en mi cabeza, y ni en sueños ni despierta se larga.

Y anoche fue tu nombre el primero que me vino a la cabeza, y no tuve valor para escribir más que tu inicial.

24 de julio de 2012

.

Otro año más repetimos fechas, yo soy un bicho raro y no las paso por alto, no es tan difícil entender que no quiero estar sola, que a veces se me va de las manos y soy consciente de ello, y no está bien, no me lo debo.

Odio los últimos días de junio y los primeros de agosto. Los amo y los odio a partes iguales, o más bien... hubo un día que les amé y ahora les detesto hasta el punto de quererles borrar del calendario.


15 de julio de 2012

Sin título.

No hay calificación para definir aquello, lo hacíamos a nuestra manera, no había ataduras ni nombres. Cuando nos veíamos follábamos como locos, no éramos tan finos ni nos queríamos tanto como para hacer el amor. Yo bailaba en ropa interior, al ritmo de una música imaginaria, por la habitación. Tú me agarrabas por detrás, me tirabas en la cama y me arrancabas el sujetador. Nos reíamos, había complicidad. No necesitábamos decir nada para saber lo que venía después, nos bastaba con mirarnos. Nos borrábamos los labios, nos calmábamos las ganas.

No teníamos que guardar las formas ni que sobreactuar, como con otras personas, como con alguien a quien acabas de conocer. Podíamos hablar durante horas y de lo que fuese sin miedo a ser juzgados, podíamos ser nosotros mismos, el uno con el otro, cigarro tras cigarro, tirados en la cama.

Al día siguiente tú no hablabas de mi y yo no hablaba de ti, y no nos conocíamos fuera de las cuatro paredes de aquella habitación. En teoría no nos echábamos de menos, no nos queríamos, no hacíamos el amor.

6 de julio de 2012

Mi "historia de amor".

Creo que es una sensación compartida la que todos experimentamos al ver alguna de las múltiples películas de amor existentes. No sé si la palabra es envidiar, no, quizás no sea la palabra correcta, pero inconscientemente comparamos esas películas con nuestra vida, y como siempre... la realidad acaba perdiendo.

Yo di mi primer beso tras una falsa declaración de amor, frente al mar y bajo las estrellas, sin pasárseme siquiera por la cabeza que aquel beso fuese el comienzo de algo. He vivido el estar en medio de una pelea entre hombres, pero lo que se dice que es una pelea por una chica en el fondo es una triste pelea por haber dado un puntapié al orgullo de alguno de los implicados, romanticismo cero visto desde este punto de vista y un marrón de la hostia para la chica en cuestión.

El maravilloso momento de la primera vez, es la mayor farsa del mundo, pagaría ahora mismo por acordarme de la cara del que se llevó la mía (sin saberlo siquiera), con la playa también de por medio. Mi primer te quiero fue dicho por obligación más que por sentimiento.

Ese chico destroza-corazones que aparece en tu vida no va a hacer una excepción contigo y vas a ser una víctima más, y te humillarás y arrastrarás hasta límites insospechados, y llegará un momento en que se te pase por la cabeza una posible venganza y acabarás liada con todo su circulo de amigos por si, por un casual, le produce la más mínima molestia. Pero no, no va a ser así, no le importas, y lo único que sale de esto es que se te cuelgue el cartel de fresca, por decirlo de una manera fina. A todo esto pasarán años hasta que por fin arranques la foto que tenías suya pegada dentro del armario.

Y por fin aparece alguien que te hace un poco de tilín, y tú a él también, y puede ser que al principio todo sea bonito, y que digas algún te quiero en la cama que te salga de verdad, pero todo se tuerce, y tu ilusión se va esfumando mientras que la suya se hace más fuerte, e intentas continuar y cuando eres consciente intentas poner de tu parte, pero cuando las cosas se tuercen es complicado volver a ponerlas rectas y los te quiero no salen, ni las muestras de cariño ni los besos, hasta el momento en que acabas perdiendo las bragas una noche (literal) y te acaban mandando a tomar por culo de manera automática, por mucho que te quiera o que te haya querido.

Al principio te alegras, experimentas, vives y te vuelves a ilusionar (otra vez de quien no deberías), y entras en un bucle de noches calientes sin amor o de amor no correspondido, y te vas estampando un poquito más contra el suelo con cada uno de los que pasan. Y si, ya conseguiste sacar la espinita del chico destroza-corazones, que aún permanecía, pero ahora te van clavando un puñal noche si y noche no, y acabas con el corazón más agujereado que un colador. Y un día te sonríen en la cama y al día siguiente no te conocen en la calle, un día se olvidan de sus novias y al día siguiente te los encuentras paseando de la mano en modo enamorados. ¡Muéranse todos!

Eres ya consciente de las hostias que te llevas, y poco a poco vas aprendiendo la lección, pero siempre aparece alguno que te descoloca un poquito con alguna muestra de atención o con alguna respuesta que nunca llegaste a esperar tener, y piensas "¡oh! ¿y si esto quiere significar algo?", ¡Nada! ¡No significa nada, tonta! Es pura cordialidad y cortesía. Y te resignas y piensas... bueno, los prefiero caballerosos, dentro de lo malo no te sientes tan estúpida si obtienes una respuesta, sea por la razón que sea.

Y todo permanece así, y giramos siempre sobre el mismo eje y vivimos la misma historia una y otra vez. Y luego ya no sé como evoluciona la historia, aún estoy girando. Y esto no se parece ni por asomo a las historias de amor que nos venden. Él, no cualquier él, si no el él que te gusta, nunca va a venir a ti, da gracias si aunque sea te mantiene la palabra y te da algún premio por la insistencia. Por mucho que te arrastres o por mucho que quieras impresionarle no lo vas a conseguir. No te va a venir declarándote su amor y diciendo que mandaría todo a tomar por culo por ti, nunca lo hará.

Y yo no pido rosas ni cenas a la luz de unas velas ¿Qué mayor acto de amor hay que sujetarte el pelo mientras estás vomitando en una esquina a las tantas de la madrugada o que te lleven a cenar a McDonald's o que te recojan rápido del suelo para que nadie te vea cuando te has estampado en la calle por llevar unos tacones demasiado altos? Que dejen de vendernos el amor de película, yo soy feliz con un mensaje de buenas noches o con un "buenos días princesa".

Y esto, contado mal y rápido es lo más parecido a la historia de amor de mi vida, sin tanto adorno ni tanta cursilería.

3 de julio de 2012

Primera persona del plural.

Sonrío si te refieres a ti y a mi de manera conjunta, primera persona del plural. Y hace bastante que dejé de dormir en otras camas, con otras personas, y lo mejor de todo es que no es algo que eche de menos. Creo que ya me cansé de buscar y tampoco se está tan mal durmiendo sola.

Sé que el "nosotros" sólo es una ficción, que nunca va a ser del todo real, que no será una situación que se prolongue en el tiempo. Por el momento puedo subsistir con pequeños instantes nuestros. Por el momento aún no me ha matado ni me he matado en un ataque de desesperación.

Sé que volverá a haber algún momento nuestro, estoy completamente segura. Antes o después pero lo habrá. Me inspiras confianza, mucha. Confío en lo que decían tus manos y tus ojos, hay veces que las palabras están de más y se hacen innecesarias. ¡Cómo hablaban tus manos y tus ojos! Me gusta tanto recordarlo.

Vuelvo a reír y a tener propósitos, hoy por lo menos. Sólo me ataca el dolor físico y es más llevadero que el emocional.

Algún día volaremos juntos...

1 de julio de 2012

Declaraciones que duelen, #concepto.

"Te quejas de que estás sola y de que no encuentras a nadie que quiera ir más allá. Puede que suene cruel, no quiero que te lo tomes a mal, no sé si las cosas cambian, supongo que si, así que tiempo al tiempo, pero por ahora es lo que veo. Tú no eres lo que se busca para ir más allá, habrá muchos hombres que quieran algo contigo, pero ahora, no ahora, mañana, pasado y al día siguiente. Es distinta la mujer que atrae sexualmente a los hombres que la mujer con la que quieren estar dichos hombres. Ya te lo he dicho muchas veces, no sé si para bien o para mal, pero has cambiado. Son muchos quienes se acercan por interés, y tú sabes que te puedes acercar a muchos a quienes años atrás ni se te hubiese ocurrido, y ya te lo han dicho muchas veces, "pones a los tíos", por las razones que sean (cada cual tendrá la suya), pero... lo que pasa es que esos "tíos" pueden pasar una noche contigo sin querer nada más, porque no eres lo que ven como una pareja o una compañera. No eres una chica con aspecto de novia, eres la otra o la de pasar el rato. Eres deshinibida, promiscua y de esas a las que le gusta llevar los pantalones, y en el fondo todos somos tradicionales, no nos gusta arriesgar y solemos tirar por lo más cómodo o más fácil de manejar. Tus historias lo corroboran ¿Hace cuanto que no tienes una relación? Años. ¿Hace cuanto que no te proponen tener nada más? Creo que lo sabes tú mejor que yo.

Tienes tus maneras, tus manías y tu forma de ser, y eso no es malo, para nada, pero todo trae sus consecuencias. Yo soy de los que siguen pensando que siempre acabará apareciendo alguien, tarde o temprano, así que no hay que perder la esperanza. Intenta descolgarte el dichoso cartel de "la otra", que llevas arrastrando no sé cuanto tiempo, y ten también un poco de sentido común y piensa antes de hacer las cosas. Si algunos de aquellos con los que te has cruzado supiesen la mitad de lo que sé yo de ti quizás viesen las cosas de distinta manera, pero sabes que son muy pocos los que se van a molestar en conocer nada, más aún sabiendo como eres, de contar mil tonterías y guardarte las cosas de verdad. Eres jodidamente complicada, y viéndote, a pesar de los años, nunca se sabe cuando estás bien o cuando estás mal. Publicas cosas que a veces son de mentira y otras de verdad, ¿como coño quieres que te entiendan, tía? Date a ti misma una oportunidad."

Declaraciones que duelen, #concepto

21 de junio de 2012

Escapar.

Espero que la vida te esté tratando bien, porque conmigo últimamente se está cebando la muy hija de puta.


Y es que, como bien se dice... si las cosas van mal siempre pueden ir a peor. Sería el momento propicio para proceder a la desintegración y desaparecer por un tiempo del mundo. Olvidarse de todo y de todos. Puede que ahora no pueda, pero algún día desapareceré sin decir nada, para alegría de muchos, mal de unos pocos e indiferencia de otros tantos, es algo que tengo muy claro. No es por vosotros, es por mi.

Empezar, sin un pasado. Vivir por un tiempo como si fuera otra persona. ¿No os parece increíblemente maravilloso ese plan? A mi si que me lo parece. Mucho.

Hasta que llegue el día que pueda hacerse cierto seguiré cargando, metiendo la pata, tragando y respirando. Pido perdón de antemano, y por aconteceres ya pasados, a todos aquellos que por A o por B lo merezcan; soy el desastre hecho persona, ya lo siento, no os creáis...



Sientes tu alma queriendo escapar.

18 de junio de 2012

Volando sola.

Inspira, deslízate en la bañera hasta que tu cabeza esté totalmente sumergida y grita. Cuando no aguantes más sal y vuelve al mundo con la primera bocanada de aire.

Un cuerpo desnudo y empapado se mira de frente en el espejo del baño. Intentando imaginar que es lo que encierra dentro. Se crea un charco a sus pies. Una imperfección relativa en sus formas y en su piel. Cicatrices y moratones. Agarra una toalla y se seca la cara.

Siempre das demasiadas vueltas a las cosas. Y al final siempre procuras sonreír.

Te metes sin ropa en la cama, son las sábanas las únicas que te abrazan, entre ellas te retuerces con gracia. Tus manos se encargan del resto, no necesitas de más. Te buscas y te encuentras. Te ahorras la buena cara y la conversación al despertar.

En la oscuridad se ven las cosas más claras. Vuelas sola, otra vez será. Tal vez, quizás.


9 de junio de 2012

Hoy es el día.

Hoy es el día, hoy es el día en que he decidido cerrar el cofre, poner el candado y lanzar lejos la llave. He amontonado cuidadosamente muchos recuerdos, todos aquellos que más daño me han hecho, y guardarlos allí para siempre. También momentos bonitos, para que me dejen vivir en paz. En una caja de cristal metí tus besos, para conservarlos, que nunca se pierdan y siempre sigan siendo especiales. Son otros tantos los que no merecen tanto cuidado y solamente están de relleno, tienen el suficiente valor como para estar dentro pero ninguno tiene tanto valor como los tuyos.

Los sentimientos intensos fueron difíciles de controlar, un cordel dorado les tiene sujetos, y sólo queda esperar que no logren escaparse, son los que más fácil tienen el huir, son capaces de deslizarse por la más estrecha de las rendijas. También hay un cóctel especial ahí dentro, mezcla lágrimas con alcohol y sensaciones amargas, me acompañó tantas noches que creo que he acabado aborreciéndole y no hay sitio mejor para él.

Tus fotos, tu voz y el tacto de tus manos. Lo lamento mucho, pero no puedo dejar libre nada relacionado contigo. Creo que será mejor así.

Hoy es el día en que quiero desprenderme de todas esas cosas. Creo que ya va siendo hora de salir del bache definitivamente, y con cualquier cosa tuya cerca todo resulta muchísimo más complicado.

No te creas que voy a tirar todo eso, para nada, el fin es que permanezca siempre conmigo, pero no dentro de mi.

4 de junio de 2012

Tristezas varias.

Hace tiempo que el asunto ha perdido la gracia, hace tiempo que me olvidé de improvisar. Cuando se trata de ti me siento incapaz de dejar las cosas al azar. No quiero que llegue el día en que no haya sitio para mi en tu cama, no quiero que llegue el día en que me quede con la ilusión partida. No quiero ver cómo te puedes ir con una cualquiera y sea nada lo único que me quede por hacer. No quiero que se vuelva a repetir una historia ya vivida con anterioridad y en la que, para nada, fue bonito el final.

Hay veces que las cosas salen mal, pero de cuando en cuando no está de más acertar.

¿Sabes una cosa? Me atrae mucho la forma que tienes de mirar. Creo que jamás había visto una mirada tan especial.

Tu mechero enciende mi último cigarro. Soñaré con que algún día nos volveremos a besar.

29 de mayo de 2012

Morning.

Anoche fue cuando todo se torció. Fue anoche cuando volvía a costar respirar, cuando volví a sentir esa horrible sensación de angustia, cuando la cabeza no era capaz de parar e inquieta no podía dejar de moverme de un lado a otro de la cama: boca arriba, de lado, boca abajo intentando ahogarme en la almohada... Deseaba que fuese invierno para quedar inmóvil bajo el peso de las mantas y no esa excesiva ligereza que llega con el buen tiempo.

Me levantaba de la cama, fumaba en la ventana. Me vinieron noches de hace tiempo a la cabeza, olían igual, tenían el mismo sabor, la densidad del aire era la misma. Eran idénticas salvo porque había pasado el tiempo y la inmutabilidad del escenario y sus condiciones no está presente en nuestras vidas, todo cambia demasiado deprisa, dando incluso vértigo si te paras a pensarlo.

Finalmente me dormí, no recuerdo bien que soñé. Igual es mejor. Las sensaciones al despertar no eran distintas a las del acostarse, eso es algo que me espanta. Siempre que me acuesto triste tengo la esperanza de que despierte con un buen día. Había salido el sol, pero... eso no ayudó. Se oía barullo en casa, y yo sólo deseaba dar media vuelta y poder seguir durmiendo, pero estaba demasiado despejada como para quedarme allí, acurrucada al borde de la cama.

La ducha es la mejor salida, el mejor método de escape en esa situación. Mientras estás bajo el agua no se cuenta como que has llorado, no se distinguen las lágrimas y los ojos rojos pueden ser perfectamente por culpa del champú.

Te desahogas, te tranquilizas, todo en paz. Vuelven a calmarse las cosas por dentro aunque sea momentáneamente, y ahí es donde tienes que aprovechar para hacer algo con tu vida mientras los sentimientos y las emociones te dan un poco de tregua. Hasta próximo aviso.

27 de mayo de 2012

Cada milímetro de mi piel espera deseoso volver a sentir el roce de tus dedos. Mi boca roja emite un grito con la absoluta certeza de que será imperceptible para ti, y te pienso como si no hubiesen pasado los días, los meses y los hombres por mi. Cuanto dueles, y cuanto dolías...

Cuantas cosas hice que no debería haber hecho y que no habría hecho de no haber sentido semejante insatisfacción dentro. He perdido la cuenta de la de errores que me he bebido, de las noches que me he tirado frente a una copa medio llena, de las barras de bar conquistadas en soledad. De los hombres no deseados. He olvidado como era todo antes. Como era todo cuando todavía se podía decir que era un poco cabal. Cuando no me salía el llorar y me enorgullecía de ello.

Mi orgullo permanece enterrado, como siempre estuvo. Mi honor inexistente a estas alturas. Mis dudas razonables. Mi temor palpable. Tu supremacía se reitera, mi sumisión lo demuestra.

24 de mayo de 2012

Retorno.

La cama estos días está más fría que de costumbre. Yo estos días estoy más fría que de costumbre. Y Junio se acerca, y con Junio el verano, pero todo sigue a grados bajo cero y las circunstancias son las propicias para seguir temblando.

Echo de menos tanto que me acojono cuando me da por pensar. Echo de menos tanto que me hace plantearme qué es lo que estoy haciendo mal.

Vuelvo a casa, ya lo tengo decidido. El viernes vuelvo al hogar.

17 de mayo de 2012

you...

¿Crees que me conoces?

#1-D #2-D #3-J #4-F #5-S #6-J #7-E #8-W #9-D #10-P #11-P #12-G #13-C #14-A #15-P #16-O #17-O #18-D #19-M #20-V #21-A #22-C #23-C #24-J #25-J #26-C #27-G #28-A #29-P #30-J #31-P #32-D #33-J #34-B #35-A #36-J #37-G #38-M #39-C #40-A #41-L #42-F #43-T #44-P #45-A #46-J #47-J #48-D #49-M #50-S #51-P #52-A #53-J #54-M #55-D #56-R #57-C #58-R #59-V #60-J #61-R #62-J #63-P #64-I #65-C #66-J #67-A #68-R #69-¿? #70-D #71-E #72-E #73-L #74-J #75-M #76-R #77-J #78-P #79-P #80-E #81-A #82-C #83-C #84-Y #85-S #86-J #87-J #88-M #89-B #90-M #91-A #92-C #93-A #94-D #95-S #96-M #97-I #98-M

Igual es demasiado precipitado destacar algún número más...

15 de mayo de 2012

Mientras, todos duermen.

Ruedan las cervezas, me rasgan tus maneras. Mientras, todos duermen. Se susurran las palabras, se respira con calma, se besan las pausas. Mientras, todos duermen. Se deslizan las manos, miradas descaradas. Todo a media luz, juegas debajo de mi falda, me arrimo a tu lado en la cama. Mientras, todos duermen. Me sobran las ganas.

Estúpida hablo del mañana para volverme a matar. Por dar la imagen, ingenua, de que creo que te pueda gustar. Hacen falta cojones para segar la ingenuidad. Me río, como en esas coñas que en el fondo se están diciendo de verdad. Todo está en paz.

Me despido, despeinada, con aspecto de fulana. Sé que hubo quien lo pensó en el ascensor. Con las medias rasgadas. Se me cierran los ojos... La vida me da un poco más de mecha para continuar.

Hasta la próxima, si es que alguna vez se vuelve a dar.

12 de mayo de 2012

Vivir.

Quitarme los tacones, dejarlos tirados en una esquina de la sala. Bailar descalza sobre la moqueta granate mientras el gin tonic se derrama a cada movimiento sin importarme lo más mínimo y la música suena. La música. Olvidarse de Leyes anti tabaco. Y reír, reír tanto hasta que salten las lágrimas, se te corra el rimmel y no puedas tenerte recta.

Los días post-concierto me matan, pero por momentos así merece la pena sufrirlos.

¡Vivamos!

7 de mayo de 2012

Give me the chance.

Podría haberme acercado para demostrarte, y sobretodo demostrarme a mi misma, que ya no me duele. Podría haber dejado constancia de que el tiempo ha hecho efecto y que ya han desaparecido cualesquiera sentimientos que pude haber sentido hacia ti en un momento dado. Podría haber sonreído más, podría haber sido más natural, más yo.

Pero aún está esa maldita estaca en mi pecho, y sólo me atormentaban los recuerdos. Y sólo me comían los nervios por dentro. Y no era capaz de sacar valor, ese valor que quizás nunca tuve. Y es como si nunca hubiese estado allí. Como si hubiese retrocedido un año y me acabase de dar cuenta de que nunca tuve oportunidad para ganar. Y no fui capaz ni de mirarte de frente por miedo a resultar demasiado obvia. Y no sé si algún día volveré a serlo... No sé si algún día dejaré de tenerte tanto miedo, si algún día dejaré de ser vulnerable a ti. No lo sé.

Por siempre presente aunque me ilusione pensando que a ratos te logro olvidar.

I don't know why I'm scared, I've been here before. Every feeling, every word, I've imagined it all.


3 de mayo de 2012

Bipolar.

Cervezas mañaneras sin compañía mientras el sol por fin se ha dignado en deleitarnos con su presencia en Mayo. Patinar sobre el asfalto seco, levantarse y meter quinta recuperando la velocidad perdida. Todo avanza, yo sólo tiemblo mientras me esfuerzo por ir más rápido.

Discusiones nocturnas con mi conciencia plasmadas en papel día si y día también. Desconfianza en la raza humana y en mi misma. Dormir con el fin de olvidarme de mi y del resto. Temor hacia el número tres. Todos quieren jugar cuando se les presenta la oportunidad y se olvidan de aquello que es real y no un juego, yo la primera. Sigo sin creer.


Busco a tientas un gatillo que tengo miedo de apretar, "BANG! BANG! Todos muertos". Game over, se acaba la partida. No hay un "instert coin" para volver a comenzar en la vida. No hay vidas de repuesto, sólo hay una que se agota con cada paso en balde.

Sigo esperando lo que nunca llega, llega aquello que nunca quisiste ver. El veneno te corre por las venas, te enchutas y crees que puedes comerte el mundo. Termina el efecto, vuelves a la mediocridad. La autodestrucción es algo más que polvos blancos sobre un cristal.


Mr. Rock & Roll, ando planeando un próximo encuentro para dar por culo a los demonios. Mr. Rock & Roll... me hierve la sangre. Si hay que matarse quiero que sea a mi manera.

28 de abril de 2012

And they'll meet one day.



A few days ago I was lying in the bed with Mr. Rock & Roll. Now he's freaking me out, my heart starts to beat again, everything moves, and I'm afraid. Have been many mistakes until arrive here, but I haven't learnt any lesson of all of them and I back to the floor again and again.

I'm excited, I can't avoid it. I didn't remember this sensation. I thought it was dead and would never appear again. I was wrong.

I wanna back to that moment, wanna feel you by my side. Find in your eyes some true. Steal a smile.

Show you're bigger than you think. I'm sure about it, believe me.




And they'll meet one day far away and say "I wish I knew you, I wish I knew you before".

24 de abril de 2012

Let's Rock it!

Reivindico mi derecho a tener más fines de semana como este. Si, sé que esto fue un viernes, que hoy estamos a martes y que yo vivo casi de continuo en momentos pasados.

El viernes tocó irse de rock a Salamanca con Leiva y Almas Mudas. No sé uds., pero... yo firmaba por más noches así.

Rubén, Alba y Laura.

Leiva, Simón y yo.
Fotografía: Jorge Grau.

Miguel, Javi, Luismi y Simón.

Las "Lei-girls" + Rubén.
Fotografía: Leiva.

Javi, Juancho y David.
Fotografía: Leiva.

Let's rock it!

Te acercas hacia mi y no puedo esperar. No sabes que esta vez lo nuestro pasará.Todos me dicen que me voy a equivocar y yo no sé que puedo hacer para escapar.

14 de abril de 2012

Creer.


El otro día hubo quien me dijo: "yo no puedo decidir nada porque no creo en nada". Hoy me planteaban la pregunta: "¿En qué crees?"

Yo, que me quedé tan alarmada cuando la primera persona me dijo que no creía en nada, me he visto pensativa, intentando encontrar una respuesta a la pregunta "¿En qué crees?".  ¿En qué creo yo? Antes creía en la gente, pero el paso de los años me ha hecho ver que estaba equivocada, no puedes creer ciegamente en alguien. No puedes creer ciegamente ni siquiera en ti mismo. ¿En que más se puede creer? ¿En Dios? ¿En la ciencia? ¿En el amor? jajaja, permítanme que me ría de esto último.

No sé cómo se ha de afrontar este vacío de cosas en las que creer. ¿Es lo normal? ¿O lo lógico es que todos tengamos algo en que creer a pies juntillas?

11 de abril de 2012

Let it be.

Tengo un cenicero hasta arriba de recuerdos que me hablan de ti y me acabarán por matar. En mi antebrazo izquierdo me tatué "autodestrucción" a medida que iban pasando los años e iba perdiendo pedazos de corazón por el camino. No los labios más besados tienen porqué haber pronunciado una mayor cantidad de te quieros, ni he hecho el amor todas las veces que deshacía camas en compañía.

Que fuese reincidente, al caer siempre entre los mismos brazos, no significa que encabezaran mi lista de preferencias, si no que sabía que ellos estarían dispuestos a abrazarme. Ahogar las penas en alcohol no me ayudó a borrarlas, si no a fijarlas de manera permanente en mi cabeza.

No sé si prefiero el sabor agrio de una verdad que no quieres escuchar o la dulzura que te deja en los labios una mentira. Ser un kamikaze e implosionar tras haber llegado al éxtasis o vivir sin arriesgarme a palpar lo efímero de esta felicidad.

Temblar indistintamente mientras estudio mis errores o mientras recuerdo tu presencia. Encogerme sentada sobre las baldosas del baño y dejar que el frío me calme. Mirar la imagen difuminada que me devuelve el espejo.



7 de abril de 2012

Oh! Honey...

Si me diste la espalda justo cuando te necesité ahora no tiene importancia. Ahora existen mil demonios ocupando tu lugar. Que algunas cosas nunca cambian y otras tienen que cambiar para hacernos sitio. Que podamos respirar.

Si volvemos a vernos algún día por casualidad no podrás decir que yo no lo intenté, que me dejé la piel y la cabeza intentando resolver el enigma que impide que te pueda comprender. Que se interpone entre nosotros como una pared. Si nos vemos de nuevo…


6 de abril de 2012

Home, sweet home...






Nueve días por delante en casa, parece que van a pasar demasiado rápido. Un examen a la vuelta de la esquina. Parece que pisaré poco la calle estos días.





3 de abril de 2012

Pregúntale a Alicia.

"¿Cuándo?

Una gota de lluvia acaba de aplastarse en mi frente y ha sido como una lágrima del cielo. ¿No estarán llorando por mi las nubes y los cielos? ¿Estoy realmente sola en el gris y vasto mundo? ¿Es posible que incluso Dios llore por mi? Oh no... no... no... Me estoy volviendo loca. Dios mío, ¡ayúdame, por favor!"

Pregúntale a Alicia, Anónimo.



Para ser franca no sé como di con este libro hace ya bastantes años en casa de mis abuelos. No sé si sería suyo, si sería de alguno de mis tíos o si llegó a parar allí por arte de magia. Nunca nadie me lo ha dicho y no creo que a estas alturas algún día lo llegue a averiguar.

Si hay un libro que realmente me ha llamado la atención en mis 21 años de vida es este, sin lugar a dudas. Por mucho que pasen los años siempre le procuro tener a mano, siempre lo abro y me paro a releer partes que tengo subrayadas del mismo. Siempre me remueve un poquito por dentro, me emociona.

Es de esas cosas que no sabes muy bien como han llegado a tus manos, pero si que sabes que no te vas a desprender de él.

Si tenéis oportunidad de leerlo no lo dudéis. Era el diario, crudo, de una chica de quince años que no os dejará indiferentes.

26 de marzo de 2012

Temor.

Hace un tiempo que creé este blog con una clara intención: desahogarme. Soy mujer de pocas palabras y de aquellas que tiene sentimientos ocultos y prefiere expresarlos por escrito antes que expresarlos verbalmente, cara a cara con otra persona. Siempre he sentido miedo por si la persona que estuviese escuchando no quisiera escuchar, por recibir muestras de desinterés en algo que para mi pudiese ser importante, por poner a la otra parte en un compromiso. Nunca he querido atarme demasiado a nadie. Por escrito cada cual elige lo que quiere leer y lo que no. No pones a nadie en un compromiso innecesario.

Pero hay veces en las que querrías expresar cosas, gritar y llorar y que te comprendiesen. Pero eso no se puede hacer por aquí. Hay cosas demasiado personales, más allá que un amor no correspondido o que un fracaso estrepitoso en los estudios o una discusión increíble en casa. Hay cosas que son tan personales que te exigen tener a alguien frente a frente para contarlas. Hay cosas que requieren abrazos y apoyo. Hay cosas que duelen tanto que no sabes como sacártelas si no es con alguien frente a ti que te responda.

El tiempo, como ya he dicho muchas veces, ha pasado y ha hecho que sea fría, fría, ¡fría! Entereza y frialdad de puertas para fuera, aunque hay quien dice que no es así, ellos no me conocen. Muy muy muy poca gente me conoce, y eso es algo de lo que estoy absolutamente segura. Que pueda contarle a alguien mis penas por encima de borrachera o que me pueda acostar con cualquiera en un momento dado no significa que deje de ser fría, más bien significa que sigo estando viva y que tengo necesidades, básicamente.

Y ahora... ahora no me sale llorar, no me sale desahogarme en persona con alguien. Cuando llega el momento procuro ser y estar fría y no dejarme llevar por emociones que en el momento considero innecesarias. Procuro ser cabal y coherente cuando se requiere. Pensar en frío. Y la gente no se percata de como me afecta lo que pueda estar diciendo con la mayor parsimonia del mundo.

Y tengo miedo. Tengo miedo. Tengo miedo. Miedo. Miedo. Pánico. Terror.

Quiero abrirme, ahora, y no sé cómo ni con quién.

No me considero, en absoluto, una mala persona. De hecho aunque sea mucho decir me considero buena. De esas a la que se acercaba gente a decír: "Ana, tú eres buena". De esas a las que decían que no se quienes habían comentado que eras demasiado buena. De esas a las que repetían de buena que eres es que llegas a ser tonta. De esas... Critico, maldigo y "odio" a gente, como cualquiera, pero yo me considero buena, que si en un momento dado me viniesen a pedir algo en lo que pudiese ayudar, importante, no me sale la cara para decir que no.

Soy yo quien ahora necesita ayuda...

25 de marzo de 2012

no pensar.

Quiero no pensar. Quiero no pensar. Quiero no pensar. No pensar.


Es lo que tiene temer un posible desenlace. Es lo que tiene sentir pánico.
Cerrar los ojos y permanecer así eternamente. Ausente.

18 de marzo de 2012

Leiva en el Kafe Antzokia (Bilbao)

Sólo han pasado dos semanas desde que vi a Leiva en concierto, en la apertura de su gira en solitario en Burgos el 2 de marzo, no obstante, no podía dejar pasar la oportunidad de verle nuevamente en Bilbao este último viernes.

Un bus me dejaba en la mencionada ciudad cerca de las ocho de la tarde, y sobre esa hora ya había alguna que otra persona a la entrada del Kafe Antzokia esperando a la apertura de puertas a eso de las 21.30. Pitillos, conversación y de cuando en cuando caían algunas gotas de lluvia que nos hacían temer que se pusiese feo el día. La cola aumentaba, al igual que las ganas por poder pasar y que empezase el show.

22.30 - Se para la música, se ilumina el escenario y entre aplausos van saliendo los que serían los protagonistas de aquella noche. No hubo ninguna variación en el repertorio desde que les vi por primera vez, presentación de los temas de "Diciembre" intercalando entre ellos temas de la etapa de Pereza, aún más dominados por la gente que los nuevos. La versión de "El caso de la rubia platino" tema original de Sabina, "Superviviente", quizás la canción más desconocida de Pereza que interpretaba, "Ya no tengo problemas" de Sidecars, que entonaba junto a su hermano Juancho, vocalista de este grupo y con el que se procedía a la presentación de la banda que le acompañaba. Ausencia de "Las cuentas", uno de los que, para mi gusto, es de los temas más bonitos del disco.


La sala más llena de lo esperado, y es que un precio de 24,40 € por entrada es algo que te hace plantearte, francamente, el ir. Gente de todas las edades, gente que no aparentaban más de 18 años junto con otras personas de una edad más avanzada. La fama que tenía Pereza en su momento de ser un grupo para adolescentes parece que se ha ido diluyendo y ahora puedes encontrar toda clase de gente entre el público.

Leiva se lo monta bien en el escenario, diré lo mismo que dije tras el concierto de Burgos,  se le ve feliz en esta nueva etapa, muy feliz. Se podría haber añadido al concierto de este viernes la participación de Sara Íñiguez, también conocida como Rubia, que andaba por allí y tiene su hueco en el disco al colaborar en los coros de algún tema como "Nunca nadie".


No sé muy bien que más se puede decir acerca del bolo. Si tienen la oportunidad de verle en sus respectivas ciudades acudan, que el espectáculo que dan los ocho señores situados sobre el escenario es digno de mención, no caben malas críticas al respecto.



Tras el bolo he de decir que hubo algo que me sorprendió notablemente, pero si te paras a pensar es algo completamente lógico. Nunca antes había visto seguridad en el Kafe Antzokia, señores de negro con pinganillo sobre el escenario que te echaban para atrás si te acercabas sin la debida autorización. No supusieron ningún problema al acceder allí, ya que esta vez todo se hizo por el cauce legal y sin intromisiones extrañas.

Leiva y yo.

Juancho y yo.

No hay mucho más que decir de aquella noche, mezclas explosivas que voy a procurar controlar a partir de ahora, autobuses perdidos, resacas monumentales... Aún así fue una bonita noche. Y como recuerdo de aquella noche dejo por aquí la dedicatoria que me puso el señor Lei en "Diciembre" y que me ha hecho especial ilusión:


Un evento más de mi agenda conciertil tachado, próxima parada Valladolid el día 24 de marzo para ver a Sidonie, que les tengo muy abandonados a estos señores.

¡Pasen un buen domingo! ;)



13 de marzo de 2012

Pensamientos: ¿Qué habrá sido de él?

Nunca hubo nada, y posiblemente nunca lo habrá. Puede que no sea tu tipo o puede que los prejuicios no dejen que lo sea. Eres una de esas espinitas que se me quedan clavadas y de cuando en cuando me acuerdo de ti. Hay una canción que me recuerda a ti, hay una imagen en mi cabeza, y a veces pienso que hubiese pasado si al despedirnos en aquella puerta, mientras tú me cogías por la cintura, no hubiese sentido tanto pavor y te hubiese dado un beso. Tan solo tendría que haber girado la cara, tan solo eso. De aquella parece que aún tenía conciencia y unas ganas desmesuradas de atravesar esa puerta que me alejaba de la tentación.

Nunca volvió una situación parecida, de verme sentada en tu habitación un día a las 7 de la mañana tratando de ahuyentar a un compañero de clase del que era mi novio a que la semana siguiente ni me saludases al verme. Cuando te apetecía de cuando en cuando me decías algo, eras tan soberbio y eso era algo que me llamaba tantísimo la atención. Me arrancabas un cigarro de los labios lo encendías mientras yo te miraba sin entenderte, sin entenderlo, y a las dos caladas me lo devolvías como si nada, como si fuese lo más normal del mundo, como si hubiese confianza, esa que nunca hubo.

Hubo también un día, tiempo después, creo que a principios de noviembre del 2010 en que me girabas la cara, me apartabas la cara pero no te ibas. ¿Me veías tan desesperada y descontrolada que por un casual te daba apuro dejarme sola por lo que podía llegar a hacer o me pudiese llegar a pasar? ¿Viste al acosador que tenía aquella noche por ahí rondando como un peligro cierto? ¿Sabes el odio que te pude llegar a tener aquella noche? ¿Por qué cuando me fui llorando me seguiste por un camino que no era el que tú tenías que tomar? Si, fue una de esas noches en las que se me pudo ver llorando, descalza y con los tacones en la mano, por medio de la carretera en busca de un taxista que me llevase a casa, de esos que te consuelan y te dan cleenex para que te seques las lágrimas. Si está situación ya es patética de por sí más lo fue cuando días después se la conté a R. y ahí me soltó la famosa frase de "Ana, puedes tener a quien tu quieras en la palma de la mano", ¡Aháaa! Creo que fallaste al soltar esa perlita. Ni tu, ni él, ni nadie.

¿Por qué después te tenía que encontrar por MI facultad, no la tuya? ¿Y por qué después te fuiste? ¿Y qué pasará cuando vuelvas otra vez? La respuesta a esta última pregunta es nada, pero ya saben que yo soy mucho de hacerme preguntas absurdas.

Mucha gente cree que pasó algo, me originó un disgusto parejil en su momento. La gente lo comentó pero tu nunca desmentiste nada. Y me indignó de aquella que la gente volviese a hablar por hablar y que yo quedase mal. Y que la gente dijese cosas que no fuesen ciertas, y en el momento me salió el despecho de hacer una locura y darle un beso al primer tío facilón que pasaba por allí, delante tuyo y delante de quien habló, los dos en la acera de enfrente. Una de esas noches que sales con novio y te vuelves soltera a casa y con una mala hostia que no lo centras.

Y bueno, después de toda la historia, y desde el primer día hay una canción que me recuerda a ti, o me recuerda a mi en esos momentos. Y esa canción es esta:


Y tú no lo leerás, y creo que poquísima gente te identificará, pero bueno, yo me quedo más tranquila, me desahogo y todos somos igual de felices.

10 de marzo de 2012

"Lo que más".

Hoy por fin a sido el día, el 2 de Marzo Rubén Pozo (uno de los integrantes de Pereza, por si hay quien tiene dudas) nos propuso un juego. El 20 de Marzo este caballero estrena su primer disco en solitario, titulado "Lo que más", y... por si hubiese algún interesado en conocerle y asistir a un bolo con acompañante, nos está dando la oportunidad de poder conseguirlo enviando una foto nuestra imitando la portada del que será su disco, que es la siguiente:


Pues bien, como ya es más que conocida mi afición por este señor... obviamente tenía que participar. Ideas cero, pero bueno, se ha hecho lo que se ha podido, se ha hecho lo que se ha podido y así hemos contribuido con la causa. Aquí tienen el resultado...:





Y bien, finalmente la foto elegida de las más de cincuenta sacadas esta tarde ha sido la siguiente, no se muy bien porqué:


Si están interesados en participar... ya saben, se puede hasta el día 20 de Marzo. Y sea la suerte que sea todas las fotos que se le envíen (en teoría) formarán parte de un posible vídeo viral que haga el susodicho. Más info en su página de facebook.

Para concluir... les dejo el un tema que nos enseñó hace poquito de "Lo que más", se titula "Rucu Rucu", espero que os guste:

6 de marzo de 2012

Número 96.

En mi mente se proyecta continuamente una imagen, y no me esfuerzo por intentar evitarla. Quiero que se haga cierta, y quiero que sea contigo. Quiero retomar los asuntos pendientes y no dejar nada a medias. Quiero enredos de piernas y sábanas. Quiero comunicación epidérmica y miradas. Tu y yo. Quiero ilusión y mariposas en el estómago por mucho que me adviertan que la persona no es la correcta. Por mucho que ni tu ni yo lo estemos haciendo bien. Por mucho que nadie lo entienda...


Verte de nuevo, ¿tensión? Desabrochar cremalleras. Sólo los dos. Que pase el tiempo, que pase el tiempo y llegue el día. Quiero volver a tenerte de frente, y no tener que cerrar los ojos para fingir, sin dolor. Quiero besos en el cuello y en el corazón. Fusión. Y ya lo he dicho antes, necesito que salga bien esta ilusión.


Y no sé qué hacer para que tu sientas algo más allá.

5 de marzo de 2012

5 de Marzo de 2012...

Mucho tiempo sin pasar por aquí, noche de rock en Burgos recientemente, dando inicio a la gira de Leiva con su primer trabajo en solitario. Anécdotas mil...

Pienso en cómo organizar los próximos días, las próximas semanas, meses. Cómo poder compaginar bolos y estudios. Lo primero me da la sal al día a día, pero un exceso de esto conlleva nulos resultados en lo segundo y por consiguiente la autoridad paterna reduciría los primeros. Que difícil que resulta asignar el tiempo correspondiente a cada una de las cosas y que todo, en conjunto, salga bien. Concentración inestable, que se esfuma con cualquier noticia con un mínimo de relevancia para mi.

Yo lo seguiré intentando, igual tarde o temprano adquiera la práctica suficiente y todo vaya rodado. Muchas fechas en el calendario, algunas aún a espera de ser confirmadas, otras demasiado firmes e inamovibles que hacen que me replantee todo lo demás. Hay gente que se pregunta que me está pasando, yo me encojo de hombros y les miro arqueando una ceja. Si ustedes supieran... Hay vida más allá de la facultad, de las discotecas maquineras y las copas poco disfrutadas de los fines de semana, y les puedo asegurar que es realmente MUY interesante. Palabra de honor.


¡Buen comienzo de semana bombones ;)



24 de febrero de 2012

Polvo y Carmín.

¿Cuáles son tus sueños? ¿Cómo prefieres que te haga el amor? Latidos acompasados sobre el edredón. Polvo y carmín. Espejo y cristal. Vivir por vivir. Caída en picado. Morir.


Quiero que quieras más. Vuelve a decir "que estemos solo los dos". Me aprietas las costillas, te dejo que busques mi corazón y  despiertes los sentimientos que desde hace tiempo me esfuerzo por dormir. Que derrumbes la muralla que procuro levantar para evitar sentir.


Oculto bien el miedo. Soy consciente de que un primer encuentro también puede ser el final. Ya no me sorprende. Lo que me sorprendería es que me volviese a llamar. Temo que las cosas salgan mal, al igual que temo que las cosas salgan bien y no sepa como actuar. He ensayado demasiados comienzos, pero según avanza la trama todo se empieza a difuminar, no recuerdo bien que es lo que tengo que hacer, no sé lo que te puede gustar o que haría que fuese algo especial. 



A veces pierdo la cabeza y llega el descontrol. No veo los límites que me hagan actuar con un poco de razón. Al día siguiente lo pienso, nadie va a querer a alguien como yo.



Las victorias nunca pasan por mi lado, las promesas y las dudas en el mismo trago. Necesito acertar aunque sea un rato.

20 de febrero de 2012

ilusión.

Juego a crear mi ilusión, haciéndola brotar entre sexo y alcohol. Juego a colgarme de tus ojos y a engancharme de tu voz. Yo me vuelvo a ilusionar, y fundo rock con pasión, a veces pongo sentimiento, otras veces no. Quien me lo iba a decir... que esto iba a suceder una vez más.

Y pienso en volverte a ver, y que salga bien lo que nunca fue. Y confío en tus palabras, en que algo pueda ser.

Ilusión que no se si es cierta o es porque tiene que ser. Pero me gusta, me gusta tanto...

17 de febrero de 2012

:D

Hay veces que si la noche ya pinta bien, puede incluso mejorar.


¡¡Esta noche nos vamos de Rock!! :D

10 de febrero de 2012

Aquí tampoco soy feliz.

En ningún momento descarté el ser asocial por mucho que Aristóteles afirmase que el hombre es un ser social por naturaleza. Hay algunos momentos en que me siento el ser más asocial del mundo, sin hacer la más mínima muestra de interés por cambiar esto. Y yo me pregunto ¿cómo hay gente a la que le es tan fácil ser alguien que no es realmente? No logro hacerme con la capacidad de fingir apego o simpatía por quien no la tengo. Puedo tener muchas cosas, pero si realmente me abro a alguien o al menos lo intento no es una muestra de hipocresía. No sé si fallará el lugar, el momento o ambas cosas. Desde luego, con absoluta rotundidad, puedo afirmar que el lugar no ayuda. No me siento identificada con la mayor parte de la gente que me rodea, la mayoría tienen otros objetivos, ven las cosas de distinta manera, siguen el guión ciñéndose lo más posible al mismo. Les veo vacíos. Sin pasiones. Sin interés muchas veces. Haciendo las cosas de un modo porque tienen que ser así, pero sin ánimo para abrir otras puertas, o sin ánimo para llevar la contraria si las han abierto ocultándoselo al resto para librarse de lo que pueda venir después.




Visto lo visto hay veces que apetece mandar todo a tomar por culo y procurar ponerse la máscara, aún siendo de las cosas más molestas que existen. Si a ellos les va bien...

Y hay momentos en los que me gustaría poder cerrar los ojos y aparecer en otro lugar, con otras personas. Sintiéndome bien con el resto.



Yo qué hago aquí si este no es mi lugar. Aquí tampoco soy feliz. Seguramente iré a por ti.
No puedo parar de fumar y en cada aro te recuerdo igual, aquella vez que no me querías besar.