26 de agosto de 2010

Estrellas fugaces...

No es la primera vez que veía una estrella fugaz, pero la de ayer fue especial. Cuando era más pequeña, en el campo o cuando iba en coche de noche si que solían hacerse más frecuentes sus apariciones, pero hacía mucho que no veía ninguna, y menos en la ciudad.

Era tarde, estaba todo oscuro, y apenas podía ver una o dos ventanitas encendidas en los edificios de enfrente. Estaba yo en la ventana, echando mi mítico piti de "buenas noches", mirando al cielo, y la ví. No era un avión, no, era realmente una estrella fugaz. Fueron apenas un par de segundos el tiempo que la ví, pero... como tantas veces nos han dicho de pequeños eso de que cuando se ve una estrella fugaz se pide un deseo y se cumple... lo pedí automáticamente. No me hizo falta ni pensarlo. Fue verla y el deseo salió solo.

Ahora solo queda esperar que se cumpla. Si es que algún día llega a cumplirse... Aún así, aunque no se cumpla, creo que siempre que vea alguna estrella fugaz seguiré pidiendo algún deseo ;)

1 comentario:

Nata dijo...

¡Que suerte! Yo creo que nunca he visto una, o por lo menos si ha le visto no me he enterado jaja. Pero los deseos que sí se cumplen son los que pides al soplar las velas de la tarta de cumpleaños!

Muaaaaaaaaaa