11 de octubre de 2010

Día en Burgos

Día de esos en los que si me falta un ibuprofeno creo que puedo morir. Gran malestar general hace pocos momentos. Pero bueno... ahora que el comprimido ha hecho efecto y ha calmado todos mis dolores creo que podré seguir sin queja lo que queda de día.

Para varíar dentro de este maravilloso puente, ha sido otro día lluvioso. El despertador sonó más pronto de lo que hubiese querído, pero ya se sabe como es mi padre con esto de ir a algún lado, "madrugar e ir siempre a primera hora". Así que antes de las 10 ya estabamos en una cafetería de la Plaza Mayor de Burgos, con mí tía, una prima de mi padre y sus respectivos cónyuges (mamá no pudo ir, que tenía que trabajar...). Partiendo ya de que la media de edad era bastante más elevada de la que desearía para tener conversaciones amenas o en las que tan siquiera pudiese participar... no pintaba excesivamente bien el día.

Café rápido y... visita al Museo de la Evolución Humana... (una pena que no podais notar lo emocionado de mi tono en estas lineas...). Primera planta... bueno, bien, un poco densa pero pasable; segunda planta... había cosas curiosas, prestando un poco menos de atención que en la anterior pero aún con ganas; tercera y cuarta plantas... no tenian gran cosa, pero se me hicieron densas, densas, densas... Llamadme inculta o... criticadme por no saber admirar lo interesante que puede llegar a ser la evolución del ser humano y todas esas cosas, pero... tras las dos primeras horas yo solo quería salir, echar un piti y sentarme en un lugar calentito.

Aquí os dejo un alguna foto sacada cuando aún estaba con animos y no como un alma en pena vagando entre estantes, salas, módulos...






Mi cara poco fotogénica como de costumbre, pero bueno... es lo que hay. Es algo que ya tengo asumido, jajaja.

Y os preguntareis el por qué de esta visita repentina a Burgos ¿Ir a ver ese museo? No... la verdad es que no fui por el museo, ni por estar con parte de la familia, ni por ver la ciudad. No no. El motivo de la visita fue otro, ahá... Fui allí por la comida, jajaja. Tenía demasiadas ansias por ir a comer al Restaurante Ojeda, ya ni me acordaba de cuando fue la última vez que fui. Desde aquí os le recomiendo a todos, el lechazo asado al horno de leña que tienen es... ¡está tan rico! La comida como siempre me dejó satisfecha, (postre incluido, y eso que no soy mucho de postres), la única queja es... que no se si sería cosa mía o habría alguna corriente por ahí que me dejó helada.

Mientras mi "compañía" tomaban sus respectivos cafés me dí una escapadita a Zara, que estaba justo enfrente. Vi un vestido que sería perfecto para el día 23... lalalá... tendré que seguir mirando, pero bueno, por lo menos ya tengo una primera idea :)

En fin... ya con el camisón puesto, la bata encima y una mantita para entrar en calor... dejo esto por hoy y voy a tomar algo ligerito para cenar, creo que con un vaso de leche me doy por servida.

Buenas noches ;)
Muáa Muáa

Audio: Caradura - Sidecars

4 comentarios:

Miss Carrusel dijo...

Bueno, piensa que el día en Palencia hubiese sido aburridísimo. Así por lo menos has estado más entretenida. Y además has comido estupendamente!

Ann dijo...

Muchísimas gracias preciosa. muaaa!

Aneiya dijo...

Jajajajajajaja. No veas lo que me he reido al leer que fuiste solo por la comida. Qie jefa. xD
Uhm, ¿sabes? creo que puedo llegar a saber que vestido viste en Zara, porque el sábado vi uno que te pegaba tela, estuve mirandolo y todo para pillarlo pensando en el 23, pero al final me rajé xDDDD

Aneiya dijo...

Por la descripción, es el mismo jajajajajaja
Cuando subas las fotos te digo si era o no juju