5 de febrero de 2011

un secreto a voces.

No es ningún secreto que de un tiempo atrás hasta aquí una se siente un poco sola. Sé que tengo gente con quien puedo contar, o eso creo, pero no me refiero a esa clase de compañía. No recuerdo cuando fue la última vez que tuve una "cita". Creo que no miento si digo que hay poca gente, pocos chicos, interesados en quedar conmigo. En conocerme. En darme una oportunidad.

Es sencillo encontrar a alguien una noche que sirva para calentarte la cama ese día dado, pero creo que es obvio que no es a eso a lo que me refiero. Son muchos los que prefieren hablar por hablar. Los que hacen de los comentarios de los demás su propia teoría sobre algo o sobre alguien. No son muchos quienes se arriesgan a descubrir algo que no está bien visto. Son demasiados los que sobrevaloran la opinión de una multitud hasta el punto de tomarla como propia.

Y creo que al principio tienes la esperanza de que vas a conseguir que te lleguen a mirar con otros ojos. Pero el tiempo pasa. Algunas críticas siguen cogiendo fuerza con el boca a boca. Algunas, varias veces vuelvo a meter la pata y mando a la mierda todo lo que hubiera podido avanzar. Y estamos en el mismo punto de siempre... En el punto en que nadie se quiere acercar. Punto en que la mala fama sigue haciendo estragos. Punto en que yo me voy a tener que seguir comiendo lo que me guisé.

Y yo "sólo" pido que haya alguien que me de una oportunidad y me coja de la mano por la calle. Que me mire a los ojos. Que me abrace y me haga sentir bien. Que me haga sonreir. Que ignore lo que le puedan decir. Que tenga la suficiente confianza en sí mismo como para pensar que me va a enamorar. Que tenga la suficiente confianza en mí como para no atarme en corto. Quiero a alguien real a quien querer. A quien poderle mandar un mensaje antes de acostarme, junto a quien acurrucarme. Quiero besar a alguien sin tener la sensación de que lo único que persigue es llevarme a la cama. Me apetece un poco de cariño. Puedes ser fría e incluso distante con la gente, pero de veras que hay veces que se necesita.

Y me acostaré pensando en que un día llegará alguien que no solo me diga que soy especial, sino que me haga sentirlo, y que me haga sentir que él lo es también.

Viernes noche de melancolía y falta de cariño.
Falta de besos desinteresados.

3 comentarios:

Saraiba dijo...

Que tengas suerte en la busqueda. Seguro que pronto aparece alguien asi porque cuando deseas algo con todas tus fuerzas, acaba siendo una realidad :)

Ele dijo...

Cuando menos te lo esperes aparece, mientras sigue haciendote tan "tú"

Buscando novio sin morir en el intento. Lola Bluu dijo...

Como dice una amgia mía..."no esperes a alguien que te haga sentir que eres especial, antes de que llegue tienes que creer, de corazón, que ya lo eres..."

Lola Bluu.